Mis dos hijos únicos.

Publicado en por casares

 

aula.-carrera-2011.breda-015.jpgHay que estar en el sitio adecuado.

 

 

Cuando tienes dos hijos, y a los dos quieres tanto, que duele, una quisiera que no les sucediera nada malo, protegerlos, darles todo el cariño, amor, cuidados y bien estar posible.

 

Son pequeños y te preocupas por su crecimiento: mental, físico, psíquico, y todavía te parece poco...

 

Son mayores y te preocupas más. ¿Serán felices?...¿Que les deparará la vida?

 

Este sentimiento, no se puede plasmar aquí, solo cuando una es consciente de ello y se pregunta ¿ Porqué?.

 

El primero, siempre será el hijo único mayor y el segundo el hijo único pequeño. Por eso no pueden ser iguales y siempre serán  distintos, con sus genes condicionantes, pero con su personalidad bien definida.

 

 Esto me recuerda que hace años tenia una conversación con una mamá de cinco hijos, que me comentaba que ella a sus hijos no podía tratarlos pensando que eran diferentes. Yo quería o pretendía explicarle que cada uno de los hijos necesitaba un distinto trato. No había manera de que entendiese. ´Su respuesta era que con cinco hijos no tenia tiempo para pensar en tratarlos de distinta forma. Y  que ella no tenía la suficiente preparación ni preocupación por estos temas, como para darse cuenta de ello, con esto no estoy criticando su actitud, pero quiero reafirmarme en que todos los hijos no son iguales, que cada uno tiene su forma de ser, sensibilidad, manera de ver las cosas, forma de actuar y esa diferencia les hace ser el uno para el otro más atractivos, si esa diferencia es respetada por los padres y bien reconducida.

 

 

Desde aquí doy mi más sincera felicitación a los padres que se dan cuenta de ello, educando a cada niño en esta sociedad cambiante y seres humanos respetados en sus diferencias.

 

 Con mi mejor saber hacer, espero que no me halla confundido y que mis dos hijos sean hombres buenos y que vivan en una sociedad más justa, pudiendo aportar su granito de arena para que así sea.

 

 Abril 2011

 

 

 

 

 

Comentar este post