La depresión de la opulencia.

Publicado en por afigueiral

  

  

 

 

La palabra DEPRESIÓN con mayúsculas, es una enfermedad grave y tiene que ser tratada por especialistas.

 

 "La Depresión de la Opulencia" - es otra cosa. Es un síntoma de nuestros días. Mal endémico de nuestros tiempos.

 

En esta época en la que nos toca vivir, la vida en si normalmente está llena de facilidades, ( hablo de países desarrollados), comodidades, lujos, etc... Falta un verdadero esfuerzo para conseguir algo, falta de voluntad, poco sacrificio,  nos lo dan casi todo hecho, debido a las comodidades existentes en nuestra sociedad,  entonces nos encontramos con momentos en que no hay grandes alicientes, buscamos algo que nos ilusione y al no encontrarlo, porque tenemos las necesidades primarias cubiertas, nos rodea y envuelve " La Depresión de la Opulencia".

 

La vida, aunque ahora con esto de la crisis global todo el mundo está un poco asustado, es altos y bajos, alegrías y disgustos, ilusiones y desilusiones, triunfos y fracasos, pero lo más importante es que sepamos tomarla como va apareciendo.

 

En distintas conversaciones con amigos, conocidos y personas con las que se suele hablar, hay un gran porcentaje que se sienten sometidos a la " Depresión de la Opulencia", personas que aparentemente lo tienen todo, y en cambio te  dicen que están deprimidos, que no saben  lo que les ocurre, que están metidos en un agujero y no encuentran la salida, que no tienen ilusión y aunque  esperan salir de esto, pero que en estos momentos se encuentran verdaderamente mal.

 

-¿ Como puede pasar esto?-. Son personas inteligentes, con preocupaciones por supuesto pero...-¿ Quien no las tiene?-. Eso es la vida. Creo que la respuesta está en que casi siempre miramos hacía cosas que no están a nuestro alcance, no las necesitamos, pero a nosotros se nos meten entre ceja y ceja, mas nos valdría mirar un poco hacía atrás y ver a otras muchas personas que carecen de lo fundamental y ahí están luchando, trabajando, cuidando de los demás,  estas personas no tienen tiempo para deprimirse ni para pensar siquiera en ello.

 

Por eso yo le llamo a este tipo de depresión, " La Depresión de la Opulencia".  Procuremos que nos nos ocurra, o por lo menos luchemos para que no nos atrape, y como decía un amigo mio: Si la depresión va a quinientos por hora, yo procuro correr a mil, para que no me alcance.

 

AFigueiral                                           Diciembre 2011

 

 

 

 

 

Comentar este post