Casares. Abans que el temps ho esborri...

Publicado en por afigueiral

 

 

  Sta. Maria de Carballedo     Iglesia de SantaMaría de Carballedo. Lugo.

 

 

 

¡Qué maravillosos han sido los años que he pasado con mi familia en Casares, Ojalá me hubiera dado cuenta de ello antes.

 

Cuando hace unos días fui al cine a ver la película o documental que están proyectando " Barcelona, abans que el temps ho esborri",  recuerdo de una familia de la burguesía de Barcelona del siglo XX..., me trajo a la memoria, aquella época, en la que con mis padres y hermanos, nos íbamosa Casares (viviamos en Orense) a pasar el verano, años 1950-59, toda una etapa que quedó  reflejada  en mi memoria.Que no se borre...

 

Todos sabemos lo que significan los años de la niñez, y más tarde la juventud, se aprenden lecciones de la vida, a traves de la lucha, el sufrimiento, las alegrías y las sorpresa de todo lo nuevo , por eso cuando llegue a casa, me puse a escribir sobre ello, pues no me gustaría que se borre aquel recuerdo, ya que sus viviencias y costumbres me  trasladan a los momentos felices, vividos  muy intensamente en compañía de mi familia y amigos de niñez, que jamás se olvidan.

 

Mi madre, mujer generosa y buena, gran señora, elegante y muy guapa, viviendo exclusivamente para sus hijos, y sosteniendo un hogar, proyectando su saber hacer a todos cuantos le rodeaba, ama y señora de sus fincas, las que administraba con dos familias de caseros, que vivían en Casares, por aquel entonces, años de posguerra y con mucha hambre, no había pobre que pasase por allí, que ella no ordenase que le diesen algo de comer,  una taza de caldiño..., u otra cosa que hubiese en la casa.

 

Mi padre, hombre muy simpático, impulsivo, cariñoso, cuidando de ella en todo momento y muy especialmente en su enfermedad, como ningún hombre lo hubiera hecho nunca, Yo puedo deciros que jamás vi discutir a mis padres, por eso creía que al casarse las personas ya siempre sería felices ( ya vemos como esta ahora el panorama).

 

Mis hermanos.Tres chicos y dos chicas.

 

Cuando llegábamos a Casares, era todo un ritual.Se abría la casa, y luego en esa aldea del interior,  nos bañabamos en el río, asábamos castañas en los prados, jugábamos con los niños del pueblo, íbamos a sus casas y comíamos en todas ellas, la puerta de las casas siempre estaba abierta, no había llaves. Una aldea agrícola, en la que venia la época de la siega, la de recoger el maíz, las patatas y la matanza de los cerdos, toda una fiesta, cuidaban vacas y demás animales, también celebraban en el mes  de agosto la fiesta Patronal de la Virgen, se hacía una Romería preciosa en donde salía la imagen en procesión alrededor de la Iglesia de Santa María de Carballedo. Por la tarde los chicos y familias celebraban un baile en un campo, en el que había una orquesta o banda de música, luego muchas veces pasaba una pareja de la Guardia civil, y clausuraba la fiesta.... Años grises, en la España de... 

 

Las bodas de la gente duraban tres o cuatro días, y la fiesta se hacía en las casas. Una vida la de Casares, natural de gente rural, con párroco, maestra y el boticario de la Barrela, había el hombre cabal, integro, al cual todos le preguntaban cualquier cosa que pudiese suceder,  sus respuestas  eran siempre tenidas en cuenta. Iban a misa...

 

Estos años eran vivo reflejo de una sociedad de la cual ya queda poco, ¡Casares abans que el temps ho esborri!.

 

AFigueiral. 

 

Junio 2011

  

 

Comentar este post