Abu y Ale

Publicado en

Ayer en un sofá de la casa de Ale, disfrutamos de lo lindo abuela y nieta.
Ser Abu, abuela, es tan refrescante que te asombra, tanto que a una edad que pocas cosas te sorprende llega y comienzas sintiendo unas emociones que antes no habías experimentado y más todavía en el caso de Abu y Ale.
Abu no tiene hijas y de repente aparece Ale, su nietecita que la llena de todo tipo de preguntas femeninas, lo que no había vivido en cuanto a tener una niña en casa. Ahora Ale la colma de esos detalles que los niños no tienen, como -Abu, me pintas las uñas... Abu mira como me queda este peinado. Abu tu que prefieres pelo largo o corto...Y así ya podéis imaginaros.
Me encanta Ale y a Ale le encanta Abu. Cuando están juntas siempre están pegadas como dos amigas. Abu quiero dormir contigo. Ale voy a comer a tu casa. Ale quieres ... y así siempre. Besitos, Besitos. Te quiero mucho, te quiero mucho. ... siempre se despiden así.
Eso de ser Abu y Ale; es magnífico.
A.F.I. Mayo 2016

Comentar este post